miércoles, 5 de febrero de 2014

Segunda juventud

Hace tiempo que llegó a mis manos una alto en fa según Rottenburg, fabricada por Moeck, en madera de ébano con anillos de hueso, el pico protegido con ebonita negra y diapasón a440. Fabricada antes de 1980, cosa que deduzco por fotografías en las que aparece el instrumento, tenía una importante raja en la cabeza además de una serie de lesiones en la madera tanto en el cuerpo como en el pie. El instrumento llevaba sin ser tocado unos 20 años.
En 2010 la envié a Alemania, a Moeck, para su puesta a punto, lo que incluía reparar la grieta, reemplazar el bloque y renovar los corchos. Aproveché para preguntar por las lesiones de la madera, pero ante el desconocimiento de su origen desaconsejaron hacer nada, puesto que sólo eran daños estéticos y no sabían si podrían reproducirse con el tiempo, una vez reparados.








La flauta llegó como nueva, a pesar de las lesiones superficiales que se pueden ver en las imágenes anteriores, que muestran el estado del instrumento antes de ser enviado a Alemania.

El pasado noviembre de 2013 tuve ocasión de coincidir con Jorge del Oro, con quien ya había hablado acerca del instrumento, quien supo diagnosticar las lesiones de la madera y se ofreció a darles solución.

Confié el instrumetno a sus cuidados y dejé que trabajara en él sin apurarlo. Las lesiones de la madera (y posiblemente la raja, que volvía a abrir) se debían a un exceso de calor, por dejar el instrumento al sol o cerca de otra fuente de calor. Los aceites presentes en la madera de ébano ebullieron provocando en la superficie esa especie de llagas. No eran hongos ni acción de insectos (es la ventaja de que tu Técnico en Instrumentos sea Biólogo).
La flauta ya ha vuelto a casa, como nueva. De paso, Jorge le ha reemplazado el corcho de la junta inferior que flojeaba un poco. La grieta tiene tendencia a abrir al tocar un poco, por la tensión que ejerce el bloque al dilatar con la humedad, entiendo que es algo que va a ser inevitable, pero al menos no pierde aire ni rezuma, pero se ve que abre. El resto, y ahí quedan las fotos para demostrarlo, ha quedo como recién salida de fábrica.

¡Qué buen trabajo!




No hay comentarios:

Publicar un comentario