lunes, 13 de enero de 2014

Actus tragicus: ¡Esto baja a un mi bemol!

La Cantata BWV 106 "Actus Tragicus" fue compuesta por J.S. Bach en 1707 en su estancia en Mühlhuasen, para dos flautas de pico, dos violas de gamba, cuatro voces (soprano, alto, tenor y bajo) y bajo continuo. Se presume que para ser tocada en el entierro de su tío Tobias Lämmerhirt.

De esta cantata no se conserva el manuscrito, pero la Bach-Gesellschaft Ausgabe de 1876 va a proporcionar buenas pistas.

En primer lugar, la armadura tiene dos bemoles con el la como bemol accidental en todas las voces (Mi bemol Mayor, Do menor) aunque hay partes de la cantata en las que la tonalidad se mueve a La bemol Mayor y Fa menor. Cualquiera de ellas implica una cosa cierta: el mi es bemol.

En la edición de 1876, en la primera página, previo al comienzo de la Sonatina y sólo en las flautas de pico, aparecen los cuatro primeros compases en clave de sol en primera, pero con la armadura claramente en Fa Mayor.
Cantata BWV 106 - Sonatina.
Avanzando en la obra, vamos a encontrarnos varias veces con el mi bemol en la primera línea del pentagrama en las partes de ambas flautas de pico (resaltados en rojo):
Compás 66 - 2º movimiento (Lento).
Compases 119 y 120 - 2º movimiento (Vivace).
Compases 1, 4 y 5 - 4º movimiento.
No son todas las apariciones, sólo unas pocas, suficientes para comprobar que no se trata de una aparición casual.
El problema estriba en que ese mi bemol no se puede alcanzar con una flauta de pico alto en fa, mucho menos con una en sol. Con una tenor en do hay unos pasos, en el Vivace del 2º movimiento, por el re bemol en la tercera octava que no son muy cómodos de tocar y que además dependen en gran medida de que la flauta sea capaz de emitir, con lo que el remedio puede ser peor que la propia enfermedad. El do sostenido o re bemol en una tenor en do es la nota equivalente al fa sostenido o sol bemol de las alto en fa, nota que pocas flautas pueden emitir sin recurrir a tapar el orificio de la campana.

Volvamos a la primera página. Hay cuatro compases que dan una formidable pista: los cuatro compases en las voces de las flautas escritos en Fa Mayor. Con las partes de las flautas de pico escritas en Fa Mayor desaparece el mi bemol de la armadura (y el mi bemol fuera de tesitura se convierte a un fa, nota más grave de la flauta alto) sin que por arriba se presenten problemas de tesitura.

Ahora bien, con las flautas en Fa Mayor y el resto en Mi bemol Mayor la obra no se puede tocar. ¿Qué sentido tiene entonces? En esta época en la Alemania de J. S. Bach coexistían dos diapasones distintos, el Chorton (usado por voces y órganos, aprox. a460 Hz) y el Kammerton (empleado por conjuntos instrumentales, aprox. a410 Hz) que estaban separados por un tono o segunda mayor. Si cantantes, continuo y violas de gamba afinaban en Chorton, la obra estaba escrita para flautas afinadas según el diapasón Kammerton (como apunta Nik Tarasov en windkanal flautas en estilo francés, con registros graves más potentes y afinadas en este diapasón más bajo) que, al sonar un tono por debajo requería escribir su parte un tono por encima para compensar. De ahí ese recuerdo en la edición de 1876 de que las flautas tocaban en Fa Mayor y el resto en Mi bemol Mayor. La diferencia de diapasones resuelve la diferencia de tonalidad entre las flautas y el resto.

Eso era entonces. ¿Pero hoy en día? No hay flautas de pico en fa que alcancen el mi bemol grave si nos atenemos a copias de instrumentos de la época y usar flautas en do entraña otras dificultades en las notas más agudas de la partitura. Debido a la reducida instrumentación, la NBA (Neue Bach-Ausgabe o Nueva Edición Bach) ha optado por transcribirla totalmente a Fa Mayor. Pero hay otras soluciones jugando con los diapasones actuales (a440 y a415, separados medio tono). La que más me ha llamado la atención es la que propone Jacqueline Sorel:
Empleando para las dos voces de flauta de pico escritas en Fa Mayor sendas flautas en re en diapasón a440 y tocándolas como si fueran flautas en fa (es decir cerrando todos los orificios al leer el fa del primer espacio en clave de sol), al tiempo que el resto (gambas, voces y continuo) tocan y cantan sus respectivas partes en Mi bemol Mayor, pero en diapasón a415.
Los flautistas tocan en Fa Mayor como si tocaran en flautas en fa (tal como hubieran tocado en los tiempos de J. S. Bach), pero sonando en Re Mayor a440. El resto suena en Mi bemol Mayor a415. Como re y mi bemol están separados por medio tono, que es la diferencia que también existe entre 440 y 415, el resultado a nuestros oídos es como si todo el conjunto estuviera tocando la obra en Mi bemol Mayor según el diapasón a415.

1 comentario: