jueves, 19 de diciembre de 2013

¿Voice flute o tenor en re?

Al hablar de las distintas afinaciones en las flautas de pico en Flautas en do, flautas en fa, flautas en otros sabores, mencioné la voice flute. Los artesanos que incluyen esta flauta en su oferta suelen basarse en ejemplares conservados en la actualidad que proceden de dos constructores en concreto, uno de ellos es Peter Bressan y el otro es I. C. Denner. De Bressan se suele copiar el ejemplar de la colección particular de Frans Brüggen (Stephan Blezinger o Jacqueline Sorel) o el de la de Dale Higbee (Prescott Workshop), mientras que el ejemplar original de I. C. Denner es el conservado en el Germanisches Nationalmuseum de Nuremberg (Paul Richardson o Peter van der Poel) o bien el de la colección particular de Frans Brüggen (Ronald Wick).

Pero, ¿se trata en realidad de un mismo tipo de instrumento realizado por dos constructores distintos?

En realidad, la voice flute fue un instrumento habitual en Inglaterra aunque no en el continente, afinado en re y denominado así (flauta de voz) por sonar en el mismo registro que la voz de soprano. Peter Bressan (1663-1731, bautizado Pierre Jaillard, nacido en Francia, pero establecido en Londres donde desarrolló su labor profesional) fue un prestigioso constructor de flautas de pico del que se conservan bastantes ejemplares hoy en día, entre los que se encuentran varias voice flutes.

Por otro lado están los ejemplares construidos por I. C. Denner. Johann Christophe Denner (1655-1707, nacido en Leipzig) fue un afamado constructor de instrumentos de viento madera -a quien se atribuye la invención del clarinete- hijo de un constructor de trompas de caza y padre a su vez de otros dos constructores de instrumentos, Jacob y Johann David.

Estamos de nuevo ante un duelo Inglaterra-Alemania ya que, aunque Peter Bressan haya nacido francés, su legado instrumental es inglés y por ello me voy a permitir la licencia.

Hablemos de diapasones. Hoy en día es común adoptar el criterio de que el la3 tiene una frecuencia de 440 hertzios (y subiendo, porque en realidad se está acostumbrando afinar a 442 Hz), pero no siempre ha sido así. Por ejemplo, así como algún ejemplar de Bressan está afinado con un la3 de 407 Hz, el de Denner de la colección de Frans Brüggen lo está en 418 Hz. En la actualidad es habitual interpretar música barroca con un diapasón de 415 Hz.

En los periodos en los que la música instrumental sobrepasó en importancia a la música vocal, parece que existió una continua tendencia a elevar el diapasón, presumiblemente producto de la competencia entre los instrumentistas por obtener cada vez un sonido más brillante que el de sus rivales. Tal tendencia llegó a ser tan acusada que se hizo necesaria alguna reforma. En los inicios del s. XVII, Michael Praetorius ya advierte en su Syntagma musicum que los diapasones habían subido de tal manera, que los cantantes estaban experimentando severos problemas de garganta y que tanto violistas como laudistas se quejaban de roturas de cuerdas debido a la excesiva tensión necesaria para mantenerlas en afinación. Los rangos de voz estándar que cita muestran que el diapasón de su época, al menos en la parte de Alemania en la que vivió, eran al menos una tercera menor más altos de lo que son hoy en día. Las soluciones a este problema fueron esporádicas y locales, pero de forma general implicaron el establecimiento de dos estándares distintos: uno para voz y órgano, denominado Chorton y otro para conjuntos de cámara, llamado Kammerton. En las situaciones en las que ambos aparecieron combinados -como en una cantata- cantantes e instrumentistas podían interpretar la música escrita en distintas tonalidades para cada uno. Este sistema mantuvo a raya el diapasón durante unos dos siglos.

En "An Introduction to Bach Studies" -Oxford University Press, 1998- de Daniel R. Melamed y Michael Marissen se recogen las conclusiones de Arthur Mendel y Bruce Haynes acerca de los diapasones en la época de J. S. Bach y establecen que el diapasón del Kammerton era de aproximadamente 410 Hz (al menos en lo referente a las Cantatas de la época de Bach en Leipzig), mientras que para el Chorton establecen dos distintos, uno más agudo a distancia de tercera menor y otro algo más grave a distancia de segunda mayor. Además, los órganos en la Alemania de Bach estaban mayoritariamente afinados a unos 460 Hz, es decir, en un Chorton un tono por encima del Kammerton (para comprender bien la relación entre un tonos y frecuencias sonoras no está de más leer la entrada ¿Cuánto mide un semitono? (I) en este mismo blogfloete).

Por una parte sabemos que I. C. Denner nace en Leipzig 30 años antes que J. S. Bach y que estamos en un momento en el que conviven dos diapasones distintos, uno grave, -el Kammerton- aplicado a conjuntos instrumentales y otro un tono por encima -el Chorton- aplicado a voces y órganos; y, por otra parte, tenemos que la voice flute como tal es un instrumento de uso habitual en la Inglaterra de la época, pero no en el continente. Por lo tanto, es más adecuado considerar que la flauta de I. C. Denner no es una voice flute en sentido estricto, sino una flauta de pico tenor en do, pero afinada según el diapasón Chorton para poder acompañar a las voces en su misma tonalidad. La diferencia de diapasones es la causa de que se haya considerado a esta flauta como una tenor en re (desde el punto de vista del diapasón Kammerton) y de ahí que en muchos casos se refiera a ella como voice flute.

Stephan Blezinger, Ralph Ehlert o Von Huene Workshop son muy claros al advertir que el ejemplar de I. C. Denner es, antes que una voice flute, una tenor en Chorton. Philippe Bolton incluso, a pesar de que construye copias a partir de un original de Denner, reconoce que éste sólo tiene una extensión de una octava y una sexta con un repertorio propio muy limitado. Por su parte Peter van der Poel va un poco más allá y dice:
"No está completamente claro que este instrumento [el original de I. C. Denner conservado en Nuremberg] deba ser visto como una voice flute en estilo francés [en referencia a tener un diapasón bajo] o como una flauta de pico tenor según el diapasón Chorton, ni que ello deba significar o no una diferencia real en el diseño."
Como se apunta en Von Huene Workshop, la diferencia puede que sólo sea académica, pero lo cierto es que las voice flutes fueron instrumentos habituales en Inglaterra y no en el continente, donde nació y desarrolló su labor la familia Denner.

No hay comentarios:

Publicar un comentario