sábado, 9 de noviembre de 2013

Afonía (I)

Estás tocando y en algún momento tu flauta comienza a quedar afónica, su sonido pierde brillantez, es velado, apagado: la humedad del aire que exhalas al tocar está obstruyendo el canal, el conducto que forma el bloque en la cabeza de la flauta.
Hay varios factores que intervienen y que favorecen esta situación o la aceleran. Sin que el orden en que se citan represente mayor o menor importancia:
  • el soplido ha de ser lo más seco posible, sin presencia de saliva; el propio aliento ya lleva humedad de sobra, así que cuanto más seco se sople, mejor.
  • la cabeza de la flauta ha de calentarse antes de tocar, de lo contrario se favorece la condensación en el canal.
  • el ambiente de la estancia es demasiado frío o húmedo, o se dan ambas circunstancias.
  • se lleva ya un cierto tiempo tocando.
El último punto, aunque pueda parecer una verdad de Perogrullo, es conveniente tenerlo en cuenta, porque la flauta, al ser de madera, no puede tocarse indefinidamente. Al estar en contacto con la humedad del aliento y al absorberla, el bloque va sufriendo pequeñas variaciones y se va dilatando paulatinamente modificando la forma del canal y por tanto el modo en el que el flujo de aire alcanza el bisel. Una excesiva dilatación del bloque va a crear una tensión en la madera de la cabeza hasta el punto de llegar a rajarla (y en este punto también influye la madera usada: el ébano es proclive a rajar).

¿Cuánto tiempo? De una a dos horas como máximo. Hay constructores que recomiendan no pasar de una hora y otros que consideran un límite en general de dos horas. Sin embargo, cuando se trata de un instrumento nuevo, uno al que se le ha reemplazado el bloque o uno que lleva una buena temporada sin ser tocado, este límite ha de ser progresivo para ir acostumbrando a la madera al contacto con la humedad del aliento. Es el proceso de rodaje o break-in del instrumento.

¿Cómo eliminar la obstrucción del canal?
  • Hay quien sopla tapando la ventana (¡jamás! se ha de poner el dedo en el labio de la flauta, la madera del bisel, húmeda, es más blanda y cualquier daño puede dejar inservible la flauta) con la mano,
  • hay quien succiona y
  • hay quien desmonta la cabeza, tapa la junta y sopla por la ventana.
Desventajas de cada uno:
  • Soplar va a trasladar el exceso de humedad al interior del cuerpo de la flauta y, según cómo se sople y cómo se haya tapado la ventana con la mano, va a provocar un desagradable y agudísimo aullido.
  • Succionar no es recomendable si la flauta es tocada por varios instrumentistas, por cuestiones de higiene, pero además, si no se tiene la precaución de poner la mano sobre la ventana, va a introducir aire frío en el canal, con lo que se puede agravar el problema de condensación que tratamos de evitar.
  • Desmontar la cabeza puede ser bueno en hora de estudio, pero no se puede llevar a cabo en directo, salvo que tengas compases de espera.
Yo aplico el segundo método, mis flautas las toco sólo yo, me permite corregir de forma discreta una pequeña obstrucción casi en cualquier silencio y, con un breve golpe de succión, el aire más frío que pueda entrar al canal no parece que llegue a empeorar la condensación.


1 comentario:

  1. Definitely a great post. Hats off to you! The information that you have provided is very helpful. Big_Breast_Asian_Hailo_posing_for_Asiajuggs

    ResponderEliminar